domingo, 27 de diciembre de 2009

Navidad en el Hudson




 
Dibujo de Gregorio Prieto.


Con 31 años, Federico García Lorca hace un viaje de nueve meses a Nueva York (primera salida al extranjero), respondiendo a una invitación de Fernando de los Ríos. Lorca acepta como la mejor manera de superar la depresión en la que estaba sumido por la ruptura con un amigo escultor. Vive de primera mano las consecuencias del Crack económico de Octubre de 1929 en la Gran Manzana de seis millones de habitantes. Su poesía evoluciona radicalmente como consecuencia del choque que para él supone el mundo deshumanizado de la gran ciudad, donde solo importa la mecanización y el capitalismo salvaje del dólar. Su reacción de protesta se ve reflejada en los versos de Poeta en Nueva York. El tema central del poemario (no publicado hasta 1940 en Méjico) es el enfrentamiento de la naturaleza pura, el hombre elemental con la civilización de la máquina. El resultado es la victoria de esta última con su secuela de frustración y muerte. 



Gori Muñoz

En contraste con su poesía anterior, usa aquí el verso libre, inquieto, que va mejor a la expresión surrealista y a las imágenes oníricas, tan frecuentes en el libro. El poeta se envuelve de vivencias neoyorquinas y personajes marginales con los que se identifica y sufre su desesperación. PNY es un retrato de las calles de Nueva York, el poeta se ve influenciado por un romanticismo utópico, cree que las cosas cambiarán con una sublevación de los oprimidos. En conjunto la obra es la expresión de una crisis a varios niveles: amoroso, histórico – social, poético, religioso y existencial. Federico escribe desde la sensibilidad de un ser marginal, conocedor del dolor humano por sufrirlo en sus propias carnes, pero vital a la vez.
La elección de este poema, Navidad en el Hudson, no es por casualidad. Hoy hace ochenta años que Federico García Lorca firmó su autoría y las noticias sobre el rastreo frustrado de su tumba me han llevado a leer alguno de sus poemas. Su lectura no es en absoluto amable, tampoco sencilla, al menos para mí que no soy más que un lector esporádico de poesía, también es verdad que cada vez lo hago con más frecuencia.

Que la lectura de poesía requiere esfuerzo, no es algo que yo venga a descubrir, supone recorrer un camino pleno de descubrimientos si la búsqueda se realiza con atención y somos constantes. La poesía es como una canción: es para usarla. Llegas a asimilarla cuando eres capaz de memorizarla y recitarla en un viaje de ida y vuelta, como una canción, entonces la disfrutas como se merece. Eso la diferencia de otro tipo de lecturas. 



García Lorca


NAVIDAD EN EL HUDSON
¡Esa esponja gris!
Ese marinero recién degollado.
Ese río grande.
Esa brisa de límites oscuros.
Ese filo, amor, ese filo.
Estaban los cuatro marineros luchando con el mundo.
con el mundo de aristas que ven todos los ojos,
con el mundo que no se puede recorrer sin caballos.
Estaban uno, cien, mil marineros
luchando con el mundo de las agudas velocidades,
sin enterarse de que el mundo
estaba solo por el cielo.
El mundo solo por el cielo solo.
Son las colinas de martillos y el triunfo de la hierba espesa.
Son los vivísimos hormigueros y las monedas en el fango.
El mundo solo por el cielo solo
y el aire a la salida de todas las aldeas.

Cantaba la lombriz el terror de la rueda
y el marinero degollado
cantaba al oso de agua que lo había de estrechar;
y todos cantaban aleluya,
aleluya. Cielo desierto.
Es lo mismo, ¡lo mismo!, aleluya.

He pasado toda la noche en los andamios de los
[arrabales
dejándome la sangre por la escayola de los proyectos,
ayudando a los marineros a recoger las velas desgarradas.
Y estoy con las manos vacías en el rumor de la
[desembocadura.

No importa que cada minuto
un niño nuevo agite sus ramitos de venas,
ni que el parto de la víbora, desatado bajo las ramas,
calme la sed de sangre de los que miran el desnudo.
Lo que importa es esto: hueco. Mundo solo.
[Desembocadura.

Alba no. Fábula inerte.
Sólo esto: desembocadura.
¡Oh esponja mía gris!
¡Oh cuello mío recién degollado!
¡Oh río grande mío!
¡Oh brisa mía de límites que no son míos!
¡Oh filo de mi amor, oh hiriente filo!


New York, 27 de diciembre de 1929

El poema tiene una estructura circular: Los cinco primeros versos se corresponden con los cinco últimos:
¡Esa esponja gris!
Ese marinero recién degollado.
Ese río grande.
Esa brisa de límites oscuros.
Ese filo, amor, ese filo.
_________________
¡Oh esponja mía gris!
¡Oh cuello mío recién degollado!
¡Oh río grande mío!
¡Oh brisa mía de límites que no son míos!
¡Oh filo de mi amor, oh hiriente filo!

En los primeros, utiliza los demostrativos dando una sensación de lejanía, de distanciamiento. En los últimos, utiliza los posesivos dando la idea de identificación y cercanía.
La esponja gris puede referirse al río Hudson donde cayó un hombre que él vio. Para Lorca, el marinero es el género humano. Hay quien indica que la esponja gris tiene que ver con la esponja empapada de vinagre que desinfectó las heridas de Cristo crucificado. Un hombre luchando por no hundirse es el marinero recién degollado. La brisa de límites oscuros es el mar, la desembocadura, la certeza de la muerte.


Son las colinas de martillos y el triunfo de la hierba espesa.

Puede referirse a la colina del Gólgota donde crucificaron a Cristo, usaron martillos para clavar los clavos y el triunfo de la muerte. La hierba crece más espesa encima de las sepulturas, la celebración del propio aniquilamiento.
Los animales pequeños como las hormigas o las lombrices simbolizan al hombre marginado, gitanos, negros, homosexuales con los que el poeta se identifica.

ni que el parto de la víbora, desatado bajo las ramas,

Al no parir las víboras, puede referirse al cambio de camisa de las serpientes.
Como podemos observar, al carecer de rima, el poeta trata de dar ritmo y cohesión al poema con las abundantes repeticiones de demostrativos, posesivos, el sustantivo mundo y el adjetivo solo. Combinaciones extrañas de vocablos, metáforas atrevidas y frases con sentido escondido, conforman un poema de completa vigencia en esta época de crisis, incluso acentuando lo plasmado por FGL en su poema.

La soledad que sintió en medio del bullicio de la gran ciudad, siendo uno más del hormiguero, espoleó su talento creativo hacia la universalidad de sus versos. Pasó de una temática local a la adopción de las corrientes más vanguardistas del momento. De alguna forma dolido, porque su Romancero Gitano solo había sido entendido por su vertiente popular. 


Aquí tenéis el poema recitado por el poeta Miguel Oscar Menassa: 

 



10 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

UN gran poeta... muy adelantado a su tiempo...y a pesar de su juventud triunfando...d¡buen comentario de texto...hacía tiempo que no veía uno. Un abrazo

Cornelivs dijo...

Volví de mi viaje, mi estimado amigo. Un abrazo...!

Ele Bergón dijo...

Uno de mis libros preferido de Lorca es este que comentas de Poeta en Nueva York. Cuando viajé a esta ciudad, me llevé el libro lo fui leyendo y lo comprendí mejor. Para mí "esa espnja gris" es sin duda el río Hudson. Lo vi y lo sentí.


Muy bien traída esta entrada por lo que está de actualidad Lorca y por el poema.

Un abrazo
Luz

pancho dijo...

Tucci: El comentario de texto, a medias. Me costó bastante buscar y encontrar significados a algunos de los símbolos del poema.

Cornelius: Bienvenido a la reactivación bloguera, la tuya es frenética.

Ele: Llevaba con una antología de Lorca encima de la mesa unos meses, leía y releía algún poema de vez en cuando. Éstos de Poeta en Nueva York son difíciles, tienen mucho que leer y descubrir, por eso mismo más atractivos. Magnífica guía coger el libro para ir a Nueva York. La crsis que el vivió superada por la actual.

Encantado de vuestra visita y comentario, un abrazo a todos.

Anónimo dijo...

Buenas noches, pancho:

Imprimiré -mañana- esta entrada tuya y la guardaré entre las páginas de mi libro de Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca.

Saludos. Gelu

pancho dijo...

Gelu: Es un honor que alguien como tu que sabe tanto de poesía guarde el comentario.

Una de las cosas que se echan en falta en la Red es interpretaciones o comentarios de poemas de personas de garantía. No creo yo que entre en esos parámetros...

Saludos y Feliz Año.

BIPOLAR dijo...

Que didáctica esta entrada. Me ha encantado porque desconozco este libro.

Lo que a mí me sugiere la esponja gris es una ciudad contaminada por la proliferación de fábricas. Los martillos y las venas de los niños, son el proletariado que se extiende vorazmente y que arrastra a jóvenes en su necesidad por obtener un jornal. El capitalismo que se expande como una metástasis.

pancho dijo...

Bipolar: De la misma forma que el poeta celebra el triunfo de la muerte también saluda y se alegra del surgimiento de la nueva vida que es la contraparte de la desembocadura, la certeza de la muerte.

BIPOLAR dijo...

eso porque no te has puesto las gafas con las que lo he leído yo.

Me gustó mucho esta entrada y me hace gracia lo de los "críticos literarios" ahora que no me oye Pedro y lo que hacemos todos con el Quijote todos los jueves. Lo de intentar adivinar en qué estaba pensando el autor cuando escribió tal o cual capítulo...

pancho dijo...

Bipolar: Como ya lo ves desde el lado de los que publican...
He leído algunos relatos sueltos de tus serpientes. Algunos ya no me acordaba de haberlos leído en el blog.
Me parece bien que te guste la entrada. Me metí en camizas de once varas, me costó un montón, Lorca se lo merece. Es una delicia leer el Romancero Gitano
See you